"Lo siento Patxi, no todo el mundo puede ser de Euskadi"

No podía dejar escapar la oportunidad que me brinda este blog para expresarme en torno a una chirigota que desde el domingo desprende hacia a mí una simpatía especial.

Recientemente pasé un año estudiando, en Euskadi, viviendo en Bilbao, y escuchando el COAC por la radio, cogiendo un avión para la semana de Carnaval a Cádiz, que la calle es la calle. No aterrice en Bilbao por casualidad, ya que el aprecio por el pueblo vasco, e interés por su cultura, ayudaron en mi estancia allí, donde profundice hasta donde pude por conocer al máximo aquella tierra tan plural y compleja.

Mi sorpresa llega cuando me entero que una chirigota de nuestro Carnaval, iba de vascos. El primer pensamiento fue de precaución y desconfianza, no fuera que el desconocimiento de la cultura vasca hiciera caer a mi gente, en tópicos y "verdades" populares, alejados de la realidad. Luego me entero que la hace el Bocu y Rodicio, y me relajo un tanto recordando la elaboración de sus últimas chirigotas.


Aun así, expectante ante OndaTeo esperando la "Txirigota". La primera "txitigota" que llega desde Gipuzkoa, y que viene en pasacalles preguntando a la policía local gaditana cómo se llega al teatro. Antes de abrirse el telón el GTF lleno de ikurriñas, choca a la vista, es curioso, yo encantado. 

30 segundos de presentación me valieron para percibir que intención tenía la "txirigota": parodiar a agrupaciones que vienen todos los años de fuera (más perdidas y gaditanas que ningunas), e interpretar con gusto y elegancia a unos vascos, que nunca antes habían venido al Falla.

La idea es arriesgada, porque los lazos de unión entre ambos pueblos son débiles, y la opinión de Euskadi en España suele estar muy desdibujada, y relacionada con la violencia. Pero la "txirigota" es un acierto tras otro. Gusta en Cádiz, a los carnavaleros más clásicos y a los nuevos en la fiesta, y prueba del respeto y gusto con la que está hecha, les ha gustado hasta a los parodiados (con lo difícil que debe de ser para ellos entender el sentido de la guasa gaditana), prueba de ello su presencia en diarios o el minuto que el Teleberri de EiTB le dedicó en su primetime. Pincha para verlo.

Está trabajadísima. Toda expresión y muletilla recuerda al acento vasco cuando hablan castellano. La utilización de música vasca en el popurri, también hace que suene más a Euskal Herria. Esas consonantes del final, popurriT, cadiZ, carnavaL... Esa terminología de desconocimiento del carnaval: "arrealé a la canción pues" o "-¿Qué dicen ostias? -Txirigota, joder..." cuando el teatro los aclamaban cuando ellos aún seguían interpretando hasta que se bajó por completo el telón.

Su humor negro, suaviza las referencias a la violencia, con ese estribillo de lo más coreado hasta ahora en el concurso. Cruzan a España cuando pasan a Burgos, y le dicen "gabon" (Buenas noches) al Lulu y al Sherrif que estaban de uniforme de Guardia Civil esperándolos. Y que no se mosqueen los anti-independentistas, que a vosotros los gaditanos os pasa los mismo con Jerez. Doble sentido, ironía y humor inteligente, de la chirigota más clásica gaditana.

"Viene a esta tierra un vasquito", "no me pegues tiritos en el pecho", "Ahí va Joseba, Anton y Unai, que son los más graciosos que hay en todo Euskadi, y solo con verlos lo puedes imaginar, la gracia que allí tienen, la gracia que allí tienen... todos los demás." Viéndolos bailar por bulerías de Cai...

Seguro que llegan muy lejos en el concurso de los ladrillos "rojos". Actuación en preliminares. Con inteligencia y trabajo, definiría el resultado de esta agrupación.

Zorionak, Txirigota! Gora EusKai, oe!

Filibustero

0 jurados improvisáos:

Publicar un comentario en la entrada

  • Título del enlace
  •